Top

Nuestros alumnos

alumnos

El niño posee una gran sabiduría. El medio ambiente debe responder a esta naturaleza. El niño por naturaleza es sencillo, franco, observador y creador.


Al planear desde que llega a su ambiente de trabajo, va organizando sus tiempos, midiendo sus fuerzas, estableciendo compromisos con él mismo y con lo que le rodea. Aprende a administrar sus horarios y actividades. Después de planear, hace uso de sus herramientas para disponerse al trabajo. Durante este proceso o cuando lo termina, el maestro acompaña al alumno haciéndolo cada vez más consciente de sus aciertos y retoma aquellas áreas en las que el alumno necesita prestar mayor atención. Los errores son vistos como oportunidades de aprendizaje y no para descalificar el esfuerzo.


El alumno tiene la posibilidad de moverse con libertad responsable en su escuela.


La solidaridad se fomenta para apoyar al que realmente lo necesita; este aspecto entre semejantes se da de manera natural.